Festina automático zafiro F20484/2

Para cerrar las entradas antes de comenzar el veraneo os voy a presentar un regalo muy especial. Se trata de este Festina del catálogo actual pero con un diseño clásico, el automatic 20484/2.

Es, o mejor dicho fue, el regalo de mi cumpleaños. no me lo esperaba y me sorprendió mucho. Me gustan los relojes sencillos, clásicos y limpios (vale que sí, me gustan todos los relojes) pero es verdad que los diseños clásicos cada vez me llaman más la atención, estaré haciéndome mayor o algo. De todos modos, Festina ha recuperado también diseños de los 60, similares al del reloj que os mostraba la semana pasada y que son muy bonitos.

En el caso de este Festina, nos encontramos con un dial con numerales romanos en cuatro de los índices, tiene el fechador a las seis. el dial tiene una decoración guilloche y tanto los índices como las agujas son en color dorado.

Es un reloj de producción en serie evidentemente, pero las piezas están bien rematadas y no se aprecian defectos incluso en el macro.

Como habéis podido leer en la parte inferior del dial, el reloj monta un zafiro sin antirreflejante, cosa que me parece estupenda aunque no use mucho los relojes. Siempre es una garantía pera preservarlos de arañazos.

La caja de acero tiene 41,5 mm de diámetro sin contar la corona y la altura es de 11,2 mm de altura, está bien terminada y tiene un diseño sencillo. Según dice el fabricante, es resistente al agua 5 atmósferas o 50 metros, vamos para lavarse las manos y esas cosas, tampoco se me ocurriría llevármelo a la piscina

La corona no es roscada y no está firmada, un detalle que podían haber incluido la verdad, la «F» del logo hubiera estado bien en esa corona. La tapa trasera es roscada y con fondo visto. A través de ella podemos ver que este reloj monta una Miyota 8215 automática con remonte manual pero sin parada de segundero.

Para terminar la correa de 20 mm, que para mí es el punto negativo del reloj porque es un poco tiesa, la hebilla eso sí viene con la firma de la marca.

En definitiva un reloj muy resultón que me gusta mucho, el conjunto está bien terminado y es muy ponible. Además, este tiene el aliciente del significado que lleva dentro.

Con este post como os decía doy comienzo a las vacaciones de verano hasta septiembre, espero que paséis un verano estupendo.


Festina Extra vintage, otro del rastro

Pues efectivamente, este sale de donde van saliendo los de los últimos post en mis andanzas por mercadillos y rastros. Es una auténtica casualidad que cayera en mis manos. Ya me iba a casa y en uno de los últimos puestos, mirando entre un montón de chatarra china de cuarzo, aparece este reloj. Le pregunto al dueño del puesto precio y me da uno que no está mal pero un poco alto creí yo, que tampoco sabía muy bien lo que había cogido, le dije literalmente el dinero que llevaba en el bolsillo, menos de la mitad del precio que me proponía. Su respuesta fue: vale. Se vino para casa.

Un vez en casa me puse a buscar a ver qué era lo que había comprado y me sorprendió gratamente la pesca. Un Festina Extra vintage con máquina original en un estado estupendo y que funcionaba, en los siguientes días comprobé que además mantenía la hora perfectamente por lo que era usable.

Monta una máquina suiza de remonte manual y con segundero a las seis, supongo que de los años sesenta. No encuentro marcas por lo que creo que es manofactura, pero de relojería suiza entiendo poco por lo que podría ser una máquina de otro fabricante remarcada a Festina.

Creo que es original de la marca y está bastante limpia. Este reloj lo han tratado con cuidado y, aunque ha tenido seguro un uso continuado por las marcas y el desgaste cerca de la corona, no ha sido maltratado.

Todas las piezas son las originales del reloj, el plexi por ejemplo está en perfecto estado. Me ha bastado una pasada con lija al agua y Polywatch para dejarlo como nuevo. Me encanta la curva que hace sobre la caja del reloj.

La caja es de latón chapada en oro, está desgastada por algunas partes pero el chapado ha sobrevivido muy bien los casi sesenta años del reloj. La tapa trasera es de acero con las marcas de Festina grabadas.

Es un reloj de dimensiones comedidas, 38mm sin corona y muy fino dado que es de remonte manual. Se puede apreciar mirando desde un lateral.

Si hay algo que me encanta de estos relojes es la curvatura de las agujas y las grafías de los números del dial. Tiene un estilazo este abuelo que es tremendo.

Para terminar esta vez os dejo una foto del despiece del reloj, es lo único que hice para limpiarlo estéticamente. La verdad, funciona y mantiene la hora también que no creo necesario andar toqueteándolo, total me lo voy a poner muy de cuando en cuando.


Reloj Conic digital vintage

Continuamos con los hallazgos del rastro, en el mismo lote que este curioso reloj con alarma musical que ya os enseñe hace unas semanas. El que nos ocupa hoy es un sencillo reloj digital de los años 80, en los que proliferaban como setas.

Antes de nada , hay una cosa que me encanta y es encontrar sorpresas, agradables al abrir un reloj, en este caso al separar la tapa me encontré con la pegatina que veis en la foto. Una prueba clara del año de fabricación del reloj, hace justo 42 años, abril de 1980.

Otra cosa que he encontrado en el módulo y que me ha recordado a mi infancia es el «Hong Kong» en aquellos años toooodo era de allí.

Antes de pasar a enseñaros un poco más a fondo este abuelo de la electrónica, quiero enseñaros el desperfecto que traía. Uno de los terminales del módulo, concretamente el de la luz, venía sulfatado. Esto hace que no funcione del todo bien, así que me dispuse a limpiarlo.

Es relativamente fácil pero hay que hacerlo con cuidado. Las partes más gruesas del residuo se pueden rascar con un bisturí o con unas pinzas, ojo con arañar los circuitos. Despúes se limpia con un bastoncillo impregnado en alcohol, isopropílico mejor.

Bueno, terminada esta introducción ya os puedo hablar un poco más del reloj. Que no de la marca Conic, no he encontrado nada en la red excepto otros relojes vintage digitales en venta. Entiendo que es la típica marca de batalla, para la que se fabricaban en Hong Kong relojes clónicos que en cada lugar del mundo llevarían marcas diferentes.

Es un reloj pequeño pero elegante, 36 mm, de una estética muy de la época. Sobria y con multitud de inscripciones en el frontal para designar las funciones. que básicamente se limitan a fecha, segundero y luz.

La caja no es de muy buena calidad, es metal cromado y no parece excesivamente resitente. Creo que tampoco lo voy a averiguar porque no uso los relojes muy de seguido. El armis es de acero y muy de la estética de la época, con un cierre de clip y un enganche que podéis ver en la siguiente foto como sistema de seguridad. Yo es la primera vez que lo veo.

Ojo a la pegatina con el precio: 1.000 pesetas, 6 euros de ahora que entonces sería un precio más o menos medio. El salario mínimo en España en 1980 era de 22.780 pesetas / 136,9 euros mensuales.

La tapa trasera es de acero, bueno de chapa, y lleva grabada toda la información del reloj, el «Made in Hong Kong» y que es resistente a los golpes y poco más.

En definitiva un reloj que sin ser gran cosa, al final trae algunos recuerdos de la infancia y me ha entretenido un rato, ya está en compañía de sus compañeros de vitrina.


Reloj thermidor de aluminio

Pasamos del titanio al aluminio, dos metales muy ligeros y a la vez muy diferentes. El titanio es ampliamente utilizado en relojería en diferentes grados y acabados, el aluminio mucho menos. La verdad excepto creo que Swatch yo personalmente no he visto mucho reloj de aluminio. Este fue otro de esos hallazgos en una relojería viejuna a punto de la jubilación.

Es un reloj con estética diver, bisel giratorio con los minutos marcados, que francamente es un adorno junto con el bisel interno con taquímetro, nada nuevo bajo el sol. Evidentemente, no estamos hablando de un reloj que en algún momento haya tenido intención de uso profesional.

Sí que tiene puntos buenos, como ese bisel giratorio bastante suave y sin holguras, el fondo roscado con la tapa de acero:

Hacemos una pequeña pausa en la narración para hablar de la resistencia del aluminio, ninguna. Efectivamente, justo en este reloj va y se me escapa la jaxa. Observad en la foto la diferencia entre la marca, que es un roce, en la tapa de acero y los surcos de la caja de aluminio. Este metal no está hecho para resistir un trote acusado, otra cosa es mi torpeza en este caso. En cualquier caso ese armis y esa cja van a llevar mal los roces de uso diario.

Seguimos por donde íbamos, la corona es roscada y esto se agradece porque en verano te lo puedes llevar a remojarte en la piscina por ejemplo. Además, también es de acero.

El armis es todo en aluminio y montado con pasadores de acero, el cierre es de acero por motivos evidentes de resistencia, entiendo que un cierre de aluminio al hacer fuerza sin querer lo doblas seguro. Es de doble pulsador, estaría bien uno con doble cierre de seguridad pero no se le puede pedir más a este relojete.

El cristal montado de serie es mineral y con una curvatura tremenda que hacía poco legible este reloj. No es que me importe montar cristales abovedados, muchos relojes de los que tengo los tienen. Pero esto de que sea totalmente una lupa, es un desmadre. Una foto de lo que traía puesto:

Así que desmonté el reloj, ya de paso me entretengo, y le monté un zafiro. Mi mayor miedo al desmontarlo era doblar el bisel de aluminio, pero hubo suerte y salió y volvió a encajar sin problema. Una foto con su zafiro, en realidad todas las fotos del artículo las he hecho con el zafiro montado.

En cuanto al dial y las agujas están bien trabajados, sin pretensiones pero sin fallos aparentes y desagradables. Los índices son aplicados y con una bonita forma de flecha. Las agujas son visibles y están bien pulidas, al menos para mi vista.

Donde sí se aprecian fallos es en la serigrafía, no sé si de producción o por los años que podría llevar el reloj en un expositor. De todos modos con lo poco que veo, sin el macro ni me entero.

Vamos con la sorpresa agradable del reloj, el lume. Ya pensaba que no hacía falta ni hacer fotos de él como con otros relojes que he comprado porque francamente sería una anécdota. Pues no, en este caso el lume cumple bien simplemente con el sol de un día nublado. Buen punto para el relojete.

En resumen os puedo decir que es un reloj muy cómodo, 40 mm de diámetro sin corona, y dado que es de aluminio es extremadamente ligero. Es resistente al agua, 5 atm prometen y al menos lleva corona y fondo roscados. Monta en su interior una Miyota básica pero fiable como cientos de miles de relojes incluidos algunos Casio. Otra cosa es que la estética te encaje o no. yo lo he comprado por curiosidad más que nada, nunca he tenido un reloj de este metal, pero es verdad que ya lo he usado unas cuantas veces porque no me desagrada.


Reloj Micro noventero de titanio

Otro de esos hallazgos del rastro, en una montaña de relojes NOS producto de una compra del stock de alguna relojería cerrada por jubilación supongo. Rebuscando entre todos de repente apreció este crono de titanio, no puede ser más noventero y más «apañado».

De la marca Micro no sé mucho, la conocía por haber visto despertadores, pero parece ser que también hizo más tipos de relojes. Si queréis saber algo más podéis visitar el blog de Javier Gutiérrez Chamorro. Es lo más completo que he encontrado sobre esta marca que hace años se podía ver en los escaparates de relojerías y decomisos (cómo molaban los decomisos).

Este ejemplar que le compré al del puesto del mercadillo por 10 € es un muy digno representante de esa época de juventud de la que ya os he hablado más veces. Cronos deportivos, todos en titanio, que se hicieron muy populares. Sobre todo la marca Lotus, los que tenían posibles en mi época llevaban uno. Tengo un colega que aún lleva el suyo, un Festina con unos 30 años a sus espaldas.

Este está impecable, aún cuelga la etiqueta del armis con un precio nada despreciable para la época 28500 pesetas, unos 180 euros al cambio actual. Como os decía es un crono de titanio con la corona roscada, algo muy de agradecer.

La trasera es roscada y aunque parezca lisa no lo es, lo que pasa es que el grabado es muy muy poco profundo y me ha sido imposible sacar el detalle en las fotografías.

Además, el armis tiene doble cierre de seguridad y está acabado en el clásico arenado del titanio con detalles en brillo. Me gusta esta fealdad tan de moda esos años, los eslabones imitan a Tag o eso me parece a mí.

En su interior monta una Miyota os60, un calibre de cuarzo muy popular y archiconocido. La configuración de la esferas es un clásico. En las siguientes fotos podéis ver los detalles de la textura de la esfera y la serigrafía que por desgracia no es muy buena.


Thermidor vintage militar de titanio

Últimamente me he aficionado a esta marca, bueno es más bien que encontré una relojería que tenía algunos modelos NOS muy curiosos. Entre ellos este modelo vintage de titanio con estética militar.

Llama la atención por su grosor, es muy delgado y además por su poco peso, es prácticamente como no llevar reloj. También es verdad que en parte es gracias a no montar segundero, algo que me da un poco de raro, pero bueno se puede hace alguna excepción.

Evidente mente es un cuarzo, tengo que abrirlo a ver qué monta porque en la tienda me lo dieron con la pila repuesta y esta vez no he tenido que abrirlo yo. Por el momento os muestro la tapa trasera, en la que se puede leer que toda la caja del reloj es de titanio.

Me gusta, me gusta bastante la estética, la legibilidad, el tamaño que es de unos 40mm es un reloj perfecto en mi opinión. Me recuerda mucho al diver Casio de titanio que también me gusta tanto y al que tanto uso doy en verano.

Sobre este reloj no me puedo extender mucho más, solo dejaros una fotografía en la muñeca.


Reloj vintage digital Alfatronic, cosas que se encuentran por el rastro

Va la cosa de vintages últimamente, en esta ocasión encontrado en el rastro. Me gusta dar de vez en cuando una vuelta por el mercadillo, da igual la ciudad, a ver qué se cuece por los puestos de chatarra.

Esa mañana compré un lote de relojes, algunos digitales y otros mecánicos. Entre ellos estaba este Alfatronic melody en estado NOS, Ya os iré presentando el resto del lote. Este me llamó la atención precisamente por la alarma con sonido musical. Tenía que venirse para casa.

El caso es que al ir a ponerle pila me encontré con el peor de los escenarios, se había sulfatado la original. Una Maxell SR926w, ya no se fabrica y ha sido sustituida por la SR927sw. Mal asunto, la pila sulfatada podía haber afectado a gran parte de la electrónica. Por fortuna no fue así.

El ácido de la pila solo había afectado al contacto positivo, una lengüeta separada del circuito pero que se había corroído por completo. Mirando en la caja de la chatarra encontré un módulo chino de no sé qué reloj, el caso es que la lengüeta de la pila era muy similar.

El primer paso para sustituirla era desmontar el módulo y eliminar todos los restos de la corrosión, es una operación sencilla pero que se debe hacer con cuidado. Una vez limpia se coloca la nueva lengüeta y se monta el módulo. No hay nada más satisfactorio en esto de los vintages que darle la vuelta a uno de estos módulos tras sustituir la pila y ver cómo aparecen los dígitos en el LCD. Os dejo las fotos del proceso.

El caso es que ya tengo mi vintage funcionando y sonando, la alarma es una musiquilla como de película del oeste pero no sabría decir cuál en concreto aunque es archiconocida, a ver si a base de tararearla me acuerdo del título. Cuando la alarma está activa, aparece esa nota musical en el LCD.

Además de esa alarma tan pintona, el reloj tiene crono, fecha y luz. Casi nada para la época, que por cierto por una pegatina interior es de noviembre de 1980. 42 años ha tardado en acabar en una muñeca dando la hora este alfatronic.

Es un reloj muy curioso y fino, muy fino, tanto como este Toyclop que os presenté en su día. Me encantan estar virguerías de los 70 y los 80, están bien construidos a pesar de ser marcas baratas de Hong Kong. Debía haber cientos diferentes. En la siguiente foto podéis apreciar el espesor de la caja.

La caja por cierto es de aleación no como en el Toyclop que era de acero, lo que sí es acero es el armis que está francamente bien. En la trasera podéis ver el clásico «Stainless Steel back».

En cuanto al módulo poco os puedo contar, excepto que el fabricante: Collins industrial Co LTD, es una empresa creada en Hong Kong el 16 de julio de 1974 y que se extinguió en 2004. Es la única información que he podido encontrar gracias a internet. Os dejo una foto del módulo, mola esta estética viejuna.


Thermidor triple calendario ¿quién da más?

Hace tiempo encontré una relojería de las de toda la vida, de esas que tiene un cartel de liquidación total por jubilación, no me pude resistir a entrar. Mereció la pena.

Dentro de la relojería ente multitud de despertadores de los 90, plumas, mecheros y adornos varios había un estante entero dedicado a la marca Thermidor. Modelos básicos de la última época de la marca antes del relanzamiento. Relojes de los 90 y principios de los 00 incluso algunos mecánicos de los 70, sobre todo de señora.

Os cuento un poco sobre Thermidor, según ellos mismos dicen en su web son una marca española nacida a mediados de los años 50. Entiendo que es una de las muchas que proliferaron marcando relojes fabricados en otros lugares, sé que tienen muchas piezas de origen francés (Thermidor es un palabra francesa) también algo de Suiza y más adelante de Hong kong y de china. Parece que sobrevivieron más o menos bien a la crisis del cuarzo pero tuvieron una muy mala época pasados los 90. Hace unos años volvieron a relanzar la marca, incluso en su web se podía comprar relojes NOS de hacía 30 o 40 años.

Después de ojearlos un rato, me decidí a llevarme algunos, estaban a muy buen y me gustaban estéticamente. Además, estos relojes aún montaban cuarzos de calidad a pesar de ser modelos como os decía básicos. Os voy a presentar uno de ellos, quizá uno de los mas curiosos, un cuarzo triple calendario.

¿De qué va esto del triple calendario? Pues es una especie de fantasía para poder leer el día de la semana en tres idiomas diferentes ¿por qué? Muy sencillo, porque se podía. Francamente no le encuentro demasiada utilidad a tener el día en alemán, inglés y castellano.

Me llamó la atención por esto y por lo fino que es el reloj a pesar de tener segundero, sobresale lo justo el bisel y por encima incluso el cristal, han ajustado al máximo la caja.

La caja es de aleación cromada y la tapa trasera de acero, algo muy normal en estos relojes de gama baja, al menos está bien terminada.

Para terminar vamos con la máquina, como os comentaba al principio Thermidor ha montado muchas piezas francesas, creo pero no estoy seguro de que llegó a producir en Francia. Por favor corregidme si me equivoco porque puedo confundirme con otra marca.

Es caso es que este triple calendario monta un cuarzo FE France Ebauches, una marca francesa que producía calibres mecánicos y de cuarzo asequibles. Aún se puede encontrar stock de algunos de los modelos. Estas son las fotos del que monta mi Thermidor.

Espero que este noventero os haya despertado la curiosidad y entretenido un rato. Ya os iré presentando alguno más de los que compré.


San Martin SN034-G-B Pilot, ferroviario…

Vamos con una de mis marcas favoritas: San martin. Es un no parar de lanzar modelos, AliExpres está repleto de ellos. Además, para mi fortuna, empiezan a lanzar relojes de tamaño contenido, como este de 38mm sin corona.

En cuanto a la estética ¿podríamos decir que es un ferroviario? ¿Un pilot? una mezcla quizá de ambos. Me gusta su legibilidad y las agujas catedral. Aunque parezca mentira no tenía ningún reloj con este tipo de agujas y ya tenía ganas.

En la primera foto el dial, al ser negro, parece brillante y liso. Pero nada más lejos de la realidad. En la siguiente foto y en la anterior se aprecia como tiene textura.

Como os decía es un reloj de tamaño medio, pequeño para los gustos actuales, 38 mm de diámetro sin contar la corona. Es tremendamente cómodo y sus acabados están en la línea de San martin (Astra). relojes sólidos, con buenos remates y sin holguras. Ojo hablo desde mi experiencia con la marca que hasta el momento ha sido muy buena en la relación calidad precio.

La caja está muy bien rematada,, todos los acabado son cepillados y aunque no está a la altura de Seiko, cumple perfectamente para ser un reloj de poco más de 120 € con el IVA incluido y las aduanas. Al acercarnos con el macro tiene una presencia imponente.

La corona es roscada y firmada, mejor dicho grabada y con bastante relieve. en la foto anterior no se aprecia del todo, pero en la si siguiente sí se ve bien el trabajo que han hecho en esta pieza.

La trasera es roscada y está diáfana. Es curioso pero como en el anterior reloj que compré de San Martín ya no trae nada grabado. en todos los anteriores los grabados eran tremendos, algunos incluso rallaban lo irracional, recordemos el de este 62mas por ejemplo.

Vamos con la de este San Martin SN034-G-B, que es requetelisa, solo tiene las muescas para encajar la jaxa.

El armis de 20mm y que encaja perfecto con la caja, es de lo que más me gusta de este reloj. Es sólido y bien terminado. no lleva doble cierre de seguridad, entiendo que al no ser un reloj de buceo no es necesario, pero siempre es un extra, al menos para mí. Los pasadores son roscados con unos tornillos de buen tamaño.

Os hablaba del cierre antes, me parece una pasada, igual es un detalle tonto pero además de estar bien hecho ahora le incluyen el logotipo de la marca en relieve.

El lume en dos tonos es potente y duradero, como es habitual en la marca. En este caso lo han aplicado en dos colores. Es suficiente ponerlo un instante a la luz directa del sol para que luzca así.

en cuanto a la caja en la que viene, vuelve a ser el cilindro de plástico con gomaespuma rígida en el interior. Es sólida y protege perfectamente al reloj y los accesorios que por cierto son unos cuantos.

En este caso se incluye un destornillador, un extractor de pasadores, el llavero de la marca y los papeles de garantía y manual de uso. Además, como obsequio, la marca envía una nato de una calidad bastante decente.

Todos los accesorios están alojados en un compartimento en la base del cilindro, sobre los que se coloca la espuma que sustenta el reloj.


Reloj Disco, imitación G shock de los 90

Allí estaba en el escaparate de una tienda que en el barrio llamamos «El desordenao». Uno de esos bazares abarrotados de cosas, en los que a duras penas cabes de canto literalmente. El dueño te atiende a través del pequeño hueco que le deja la mercancía. Habré pasado cientos de veces por delante y he entrado unas cuantas a comprar cosas, pero nunca había reparado en este reloj.

De repente, en el escaparate, entre relojes chinos de 3 euros actuales, Casios originales e imitaciones estaba este «Disco». Como recién llegado de los 90 funcionando y con esa estética difícil de ver. No tengo muy claro si lo que venden es la correa de velcro, muy populares en la época, o el reloj. Por todo lo que pone en el soporte de cartón. Atención al G de verdad que aparece en la foto.

Ambos son tremendos, por calidades y estética ¿Por qué los compro entonces? Pues supongo que por nostalgia, alguno de estos tuve de crío. Se compraban en las mantas de entonces en las vacaciones, en los mercadillos… Lo vi y se tuvo que venir conmigo.

La correa de velcro es de una calidad… velcro fino y nylon, ojo que cómoda es y lleva una marca de tabaco impresa en símil piel, algo también muy de la época. Cuando las marcas de tabaco molaban y se llevaban. Menos mal que las cosas cambian. Va fijada al reloj por dos alambres, porque no son ni pasadores, la quité para desmontar el reloj.

Pero la sorpresa es que es una caja monobloque de resina que no se desmonta por detrás si no por delante. Hay que quitar los cuatro tornillos del bisel.

Ahí está, un modulo chino protegido por un bisel sin junta, le pondré una yo. Es un módulo sencillo con hora, fecha y segundero además de luz y ya, no hace falta mucho más cuando eres un crío. Bueno, mentira sí que hace falta un crono o una cuenta atrás para jugar a pararla en el cero exacto.

Os dejo una foto más de cerca del módulo Sun wing. Lo único que he averiguado de este fabricante, es que además de relojes parece que fabricaba «maquinitas de marcianitos». Esas tan populares que imitaban a las de Nintendo por ejemplo. Supongo que sería una empresa de Hong Kong.

Otro detalle de la construcción de este reloj es que las pestañas, que accionas con los pulsadores, no son solo pestañas. Es una base de chapa sustentada por el módulo, una cosa curiosa oiga.

El reloj tiene dos pulsadores: el de arriba para cambiar fecha y el segundero, el de abajo para accionar la luz. El ajuste de la hora y fecha se realiza mediante el botón central, sencillo y eficaz.

Poco más os puedo contar de este enternecedor reloj. Carne de cañón para los chavales en los 90, probablemente el primer reloj de muchos y el de batalla. Una reliquia de escaparate que ha debido dormir al resguardo de la luz muchos años, a juzgar por la viveza de los colores tanto del reloj como del soporte de cartón.