Reloj Mortima vintage de bolsillo

Hace un par de semanas os presentaba un Mortima de muñeca que restauré después de comprarlo en un rastro. Este Mortima de bolsillo que os presento hoy, es el donante del segundero para el otro reloj.

Tal como os comenté en el anterior post, Mortima es una marca de origen francés que inicialmente compraba calibres pero que tras la segunda guerra mundial comenzó a desarrollar los suyos. En este caso monta uno de sus calibres básicos de remonte manual con una sola joya y sin fechador, muy sencillo pero al parecer eran bastante decentes. Si os habéis fijado en la foto superior en la caja sí que pone que está fabricada en suiza, es de metal dorado.

Una foto de este calibre Cattin de origen francés, Cattin es la casa madre de Mortima.

Y aquí tenéis el interior de la caja en el que evidentemente el dorado se ha conservado a la perfección. No es que transmita mucha calidad ese interior. Además, no es muy salvable porque tiene una de las guardas de la corona, que es donde engancha la leontina, desaparecida y eso no tiene arreglo.

Lo que más me ha gustado de este reloj es el dial, esos números e índices me encantan. Es una pena que el calibre esté para achatarrar, pero al menos el segundero me ha servido para arreglar el otro reloj.

No todos los hallazgos de mercadillo son salvables, pero desde luego todos se merecen un lugar en el blog antes de pasar a ser donantes de piezas o a terminar en la caja de los repuestos.


Restaurando un Mortima Super Deluxe vintage

Este verano me di algunas vueltas por rostros y mercadillos, a ver si caía algo con lo que entretenerme, ya os presenté el lote justo antes de las vacaciones.

Concretamente, de ese montón, el que protagoniza la entrada de hoy es este:

No sé mucho de la marca, salvo que es francesa y parece ser que fue creada a finales de los años 20. Se mantuvo funcionando hasta los años 70 produciendo una amplia variedad de modelos desde vestir a buceo, pero parece ser que la crisis del cuarzo acabó con ella. La empresa madre Cattin Co aún parece que opera desde Suiza, al menos tiene una web.

Produjeron sus propios calibres, sencillos y robustos por lo que parece, uno de ellos es el que monta este reloj, remonte manual y una sola joya. Pero con tantos años a sus espaldas, aún mantiene la hora. Una foto más de cerca.

Como se puede observar en las fotos el reloj está “trabajado”, lo más notable es que le falta el segundero. Afortunadamente en el mismo lote hay un reloj de bolsillo Mortima con el mismo calibre que donará el segundero a este otro abuelo.

Por lo demás el trabajo consiste en un pulido y arreglo del plexi, que venía roto. Podría buscar uno nuevo genérico pero bueno así me entretengo más, el día que me canse se lo cambio.

He pegado el trocito roto con cianocrilato y después lo he lijado todo con lijas desde el 300 al 5000, para aplicarle finalmente Poliwatch.

El segundero tuve que adaptarlo andes de acoplarlo al reloj de muñeca. Básicamente lo que hice fue cortarle dos milímetros y curvarle con mucho cuidado la punta. Se puede apreciar en las siguientes fotos como el segundero se inclina hacia el final. Es una cosa que me gusta en los relojes, esos segunderos largos y curvados.

Y eso es todo lo que puede hacer por este entrañable abuelete, os dejo un par más de fotos.


Modificando un Invicta 8926OB

No es la primera vez, ya compartí estos post acerca de cómo modificar un Invicta hacia Tudor o de cómo borrar su logo, ni será la última que publique un artículo con una modificación de uno de los sub más populares, el Invicta 8926OB.

Es que es muy tentador comprar uno cada vez que Amazon hace rebajas, bajan de los 70€ y son relojes my interesantes por su calidad en ese precio. Bueno, por su calidad y porque al montar una máquina Seiko, tienen multitud de piezas compatibles. Aquí una imagen de este archiconocido diver.

Pero vamos al grano con cada uno de los pasos. Lo primero es desmontar por completo el reloj, hazlo con un portacajas y una jaxa por el bien del reloj y por el de tus manos.

Una vez abierto, sacamos la corona y la tija para poder extraer el conjunto de la máquina de la caja, lo reservamos a salvo de golpes y polvo.

Ahora lo que hacemos es quitar el bisel, es complicadete porque no tiene apenas holgura. Yo utilizo una navaja y con mucho cuidado hago palanca. Por dios, no os apuñaléis al intentarlo que la navaja se escurre bastante con el bisel.

Para extraer el cristal utilizamos una prensa.

Y para colocarlo también utilizamos la prensa, de este modo lo podemos hacer uniformemente, si no luego el bisel no encaja. En la segunda foto podéis ver la grasa que les ponen para que el bisel vaya suave, esta grasa antiguamente no estaba, eso seguro.

Ahora extraemos las agujas utilizando un protector de diales y un extractor tipo presto, aún con el protector hay que ser cuidadoso con el dial.

Ahora por un lado tenemos las piezas originales de Invicta y por otro las piezas compatibles compradas en AliExpres. Por cierto son de bastante buena calidad y hay mucha variedad más allá de los proveedores habituales.

Efectivamente, lleva el logo de Seiko. Por qué, pues ni idea porque no es un dial que haya producido Seiko en ningún momento de su historia. Cosas de los chinos, pero vamos me da igual que lo lleve. No engaña a nadie.

Si le damos la vuelta al dial, podemos observar cómo viene preparado para Seiko, Miyota y Eta. Solo tenemos que medir y cortar las patillas sobrantes.

Para colocar las agujas utilizo siempre el útil que veis en la foto, me resulta muy práctico, aunque hay aplicadores que no llevan soporte y sirven igual de bien.

Y eso es todo, ahora solo hay que meter la máquina en la caja, poner la bata, la tija con la corona y cerrar la caja. Para esto último utilizamos igual el portacajas y la jaxa. No hace falta apretar en exceso, cuando está completamente cerrado basta con dar un cuarto de vuelta más.

Para terminar el post os dejo unas fotos del reloj con una nato Bond, no le queda nada mal, aunque yo este tipo de relojes los suelo utilizar con armis.


Slava soviético de los años 80

No puedo decir que es un abuelo, porque realmente puede que tenga menos años que yo, así que me estoy calladito. Un poco añejo sí que es, por lo que he leído en algunos foros puede que de los 80 o quizá principios de los noventa, esto lo indica al parecer una marca grabada en el calibre “SU”. Lo que no cabe duda es que es una belleza con esa textura en la esfera.

Es un reloj de tamaño medio, 40mm sin la corona, y es o era muy elegante. Digo era porque los años le han dejado huella, pero es verdad que a pesar de las marcas del tiempo en la caja y en el dial, conserva su encanto.

Os cuento un poco sobre la marca, Slava (слава) significa “Gloria” y es una marca que se empezó a producir en los años 50 en la segunda fábrica de relojes de Moscú. Produjeron muchos diseños, algunos de los cuales se vendieron bajo la marca Sekonda en Reino Unido. La marca en principio desapareció creo que a principios de los 2.000 cuando la fábrica fue demolida. Parece ser, que en la actualidad se venden relojes bajo la marca Slava Constellation montados en Rusia pero con maquinaria china.

Vamos ahora con el calibre que monta este reloj, un Slava 2428 de carga manual y 21.600 alternancias. Así es el 2428 visto de cerca, un calibre sencillo y sin pretensiones pero robusto, con 21 rubíes.

Tiene un peculiaridad y es el cambio rápido de fecha, que se realiza mediante un mecanismo independiente accionado por un minúsculo botón en uno de los laterales. Se puede ver en esta foto.

Monta un plexi con bastante altura, me gustan los relojes así, el plexi tiene su aquel.

Es un reloj sencillo sin pase de fecha automático con la tija, esto nos lleva a usar el botón y a dar vueltas a las agujas básicamente. Me repito un poco, pero es que me encanta la textura de este dial.

El interior de la tapa muestra la fecha de la última revisión, muy próxima a la fecha en la que yo compré el reloj ya hace un par de años.

Para terminar os dejo un par más de fotos de este Slava que da gloria verlo.


Vintages, rastros y tiempo libre. Entretenimeinto para el verano

Bueno, pues toca despedirse por un tiempo, las vacaciones se acercan y aunque he variado la frecuencia de publicación, este verano también toca cerrar un tiempo hasta septiembre.

He comenzado a patear rastros en busca de cosas para entretenerme y el fin de semana pasado encontré un buen puñado de abuelos por unos pocos euros, ¿funcionarán? ¿conseguiré ponerlos en orden de marcha? Lo que sí es seguro es que me van a proporcionar ratos de entretenimiento, limpiando, restaurando, buscando piezas…

Este es el lote que he comprado:

Como podéis ver hay un poco de todo, nada de valor ni especialmente raro, pero eso da igual, son entretenimiento. Según los vaya toqueteando iré publicándolo en el blog.

Hasta entonces que tengáis un feliz verano, cuidaos mucho.


Casio DW 291 cuando volvieron los HD

Hola de nuevo, creo que para despedir la temporada no hay mejor que un reloj veraniego y duro, como este Casio DW291. Desde luego, si te vas a ir a dar barrigazos por la arena o por el monte no hay mejor compañero.

En esta gama hay tres modelos, el que os enseño es en concreto el DW-291H-9AVEF, varían en los colores del bisel y de la pantalla LCD. Todos andan en torno a los 40 €, pero por ejemplo en Amazon suelen bajar de precio y se pueden encontrar incluso por debajo de los 30 € (yo lo compré por 18 €). Sin duda una gran compra por esos precios.

Es un reloj grandote y que abulta, con sus 50 mm de lado y sus casi 14 mm de altura, pero es muy muy cómodo la verdad. Estéticamente s muy acertado, han incorporado el pequeño “radar” en la esquina superior derecha que ya incorporan otros modelos como el AE1000. Yo lo he llamado radar por la forma pero realmente es un reloj analógico.

Estéticamente nos trae de vuelta los modelos HD de los 80-90 como este DW240 que os mostré en su momento en este blog. Han evolucionado a los tamaños que se llevan ahora, un poco enormes lo que hace que canten aún más a plástico, en mi opinión claro. Pero bueno, la estética me sigue gustando. Un detalle del nuevo marcaje “HD” o “Heavy Duty”.

Aquí podéis ver de cerca cómo están de sobredimensionados los botones, para que sean fáciles de pulsar incluso con guantes por ejemplo. Son casi 14mm de altura como os decía y claro espacio tienen de sobra.

La caja del reloj es de resina con la tapa trasera en acero atornillada, dentro de lo normal. La correa es de plástico y de buenas dimensiones pero muy cómoda porque no se separa demasiado de la caja. Un detalle de la trasera y de las uniones de la correa a la caja.

Monta un módulo 3484 que promete 10 años de batería y con unas funcionalidades muy completas: Luz, doble uso horario, crono, cuenta atrás y alarma. Podéis descargar el manual de instrucciones desde aquí.

Os dejo una serie de fotos de las diferentes pantallas de función, el LCD tiene una legibilidad fantástica, yo con mi presbicia esto lo agradezco no sabéis de qué manera. No monta cristal mineral, es plástico y va protegido con el bisel atornillado, no me parece un punto negativo porque si se ralla se pule muy fácil.

Un gran reloj para darle tralla todo el verano, resistente y por la mitad de precio que un G. No es lo mismo, ya lo sé, pero vamos este os aguanta carros y carretas garantizado, tiene poco que envidiar a los G actuales.


Zim 2602 soviético

Hacia mucho que no presentaba un soviético, compré varios lotes para restaurar y algunos relojes sobrevivieron, otros donaron piezas y los menos están en un cajón. Es demasiado costoso repararlos.

El relojito que nos ocupa hoy es un Zim ЗИМ (Завод имени Масленникова or Maslennikov Watch Factory) una fábrica que abrió sus puertas en 1911, en los periodos de guerra fabricó material bélico y que tras el fin de la segunda guerra mundial volvió a fabricar relojes Pobeda y Zim hasta 2004, año de su cierre.

Este es el pequeño ruso:

Como podéis ver se notan los años, está muy marcado por el tiempo pero le da su encanto. Además, a las 6 en el dial podéis leer “hecho e la URSS” (Сделано в СССР) algo que da fe de su origen. Probablemente es de finales de los 60 pero no sé tanto de relojería soviética como para dar una fecha exacta.

Es un reloj pequeño, de apenas 34mm. de diámetro, se ve pequeño incluso en mi muñeca de 15,5 cm pero tiene mucho encanto. Monta una máquina 2602 que es derivada del calibre francés LIP R-26, con una reserva de marcha de 30 horas. Es curioso ver como, a pesar de la austeridad general de estos relojes, los calibres están decorados. Es muy grato abrir una tapa y encontrarse algo así.

El único trabajo de restauración que he hecho en este reloj, es una limpieza de la caja y un pulido del plexi, el resto no lo he tocado, más allá de llevar a limpiar la máquina por mi relojero de confianza. Para pulir el plexi he utilizado lijas al agua de diferentes grosores y Polywatch. Os dejo una secuencia de imágenes de la limpieza.

Poco más os puedo contar de este reloj, salvo dejaros unas fotos del resultado final de esta pequeña recuperación.


Cambio de máquina y cristal a un Maurice Lacroix

Este es otro de esos relojes que me llegan para una pequeña reparación, cambio de cristal y que al final acaba con un mantenimiento más completo. Es un modelo de cuarzo clásico de Maurice Lacroix, me llegó con el cristal roto pero además la máquina de cuarzo no iba fina, fechador sin funcionar y de vez en cuando se paraba.

Después de desmontarlo para cambiar el cristal, no voy a entretenerme en eso ya lo he contado en varios post como este, me dispuse a poner una máquina nueva. Este modelo monta una Eta 955 412 con fechador a las 6 la referencia es 95541206 (03 para el fechador a las 3). Ojo al pedir las máquinas con la posición del fechador, si luego no coinciden no tiene solución y no se ve la fecha bien.

Las dos máquinas una junto a la otra.

La máquina original ya fuera del reloj es esta, la diferencia con la Ronda genérica es la serigrafía y el fechador en color dorado y negro.

Para cambiar la máquina, evidentemente, hay que desmontar el reloj, se coloca de nuevo la tija y se extraen las agujas con mucho cuidado de no arañar el dial. Yo las coloco en bluetac para no perderlas. Para sacar el dial solo hay que quitar las presas de los soportes del dial y sale muy fácil. Este modelo no lleva tornillos.

En esta foto podéis ver las presas que sujetan el dial una junto al tornillo de la izquierda de la bobina, tiene formna de “C”.

El cambio de máquina en un cuarzo puede ser relativamente fácil, el cuidado hay que tenerlo sobre todo en la extracción de las agujas. Es una operación delicada porque por un lado puedes rallar el dial o doblar las manecillas, ninguno de los dos fallos tiene remedio.


Carnival Ward con Seiko NH35

Os presento a mi tercer Carnival después del que se parece a un omega o no y del militar con tritio y máquina ronda suiza (qué compraza oigan). De nuevo una chuche que se ha venido de AliExpres.

Cosas del aniversario de la tienda online, de que el último que pedí jamás llegó… pero conste que este año estoy muy moderado, 2 relojes en cuatro meses y en total 70 euros, no está nada mal oyes. Vamos al grano, en este caso Carnival una marca popular en AliExpres y con buenas calidades ha sacado una gama claramente inspirada en el Christofer, cosa que me da igual. No pienso entrar en discutir que si imitaciones que si la abuela fuma. Hay imitaciones de diseños clásicos por todas partes y más en marcas independientes que fabrican en China.

El reloj está muy bien terminado, lo fabrican en tres colores: negro, azul y verde, este último color es que que yo he elegido. Me gusta últimamente el verde, no sé porqué. Me haré viejo o algo.

Monta un zafiro sin AR sencillito, y el bisel es de aluminio y no de cerámica pero por 60 € que costó ni tan mal, lo compré básicamente por la estética. Es un reloj comedido de unos 41 mm de diámetro sin corona (roscada) y monta una Seiko, no se puede pedir mucho más.

Es todo en acero y los acabados están bien incluido el armis que es macizo aunque el cierre es simple de mariposa y no doble, algo común en Carnival.

Lo peor del reloj sin dudas es la trasera, se han quedado como a medias, han grabado pero es superficial. No sé, parece un boceto la verdad. Estoy por cepillarla entera para eliminarlo, ya veremos.

El dial soporta muy bien el macro con los índices aplicados, las agujas, los brillos… Me gusta.

Ya, pone “Swiss security” no pienso preguntar ni pensar en ello, me da igual.

Y para terminar el lume, que no es de los mejores chinos pero cumple muy bien al menos el tiempo que yo lo he probado.

Otra de esas compras interesantes si quieres variar de reloj y que al menos aguante un trote normal, a ver si hay suerte y este verano se puede bañar en el mar.


Nuevo traje para el Casio GShock GW-M5610

Hace algo más de un año comenzaron a a parecer por Aliexpres toda una serie de repuestos para convertir GShock de la gama media en el archiconocido G de acero el GMW-B5000D. Sentí curiosidad desde el principio y cuando empecé a ver fotos reales ya no pude contenerme, así que primero me compré un G (vendí todos los que tenía) y me compré un kit completo. Este:

Viene muy bien presentado y completo, incluidas las herramientas necesarias para montarlo.

Lo primero es quitar las correas del reloj, para poder desmontar el bisel de goma. Esto es fácil con el útil de quitar correas incluido en el kit.

Una vez tenemos fuera la correa, nos ponemos con el bisel. No se quita tirando, hay que desenroscar primero los cuatro tornillos, con el estupendo destornillador del kit es súper fácil. Luego es solo tirar suavemente del bisel.

A continuación colocamos el bisel de acero, que no tengo tan claro que no sea acero si no algún tipo de metal cromado, pero pesa y da el pego desde luego u no lo voy a arañar para averiguarlo.

Después solo queda colocar los cuatro tornillos de nuevo, con cuidado que la caja es de resina y deben entrar rectos para no fastidiar los orificios de la caja.

El siguiente paso es colocar el armis, viene preparado con pasadores de extracción fácil así que en un minuto está listo sin problema.

Ajustar el armis a la medida de nuestra muñeca también es sencillo, los eslabones vienen encajados con pasadores, es de los armis más sencillos de ajustar que he tenido la verdad. Este brazalete es de acero macizo y muy cómodo.

Nuestro nuevo y flamante G está terminado. En mi opinión el kit merece la pena, le da un aspecto imponente al reloj, ya tenía ganas de un digital metálico y el diseño el GW-M5610 es el que más me gusta de todos los G así que estoy muy contento con el cambio.