Sustituir una máquina Ronda de cuarzo

Hace unos años, cuando descubrí las cosas relojeras que se podían encontrar por Aliexpress, os presenté este reloj Canival. Sencillo y de estética militar, con una máquina suiza en su interior y tubos de Tritio. Una de mis mejores compras hasta la fecha.

El caso es que hace unos meses, antes del verano se paró. Pensé que podía ser la pila pero no, la máquina había muerto. Es curioso pero no fue el único cuarzo que dejó de funcionar por esa época, otros dos también se estropearon. Un vintage y un Timex moderno, todos guardados en sitios diferentes. Supongo que casualidades.

El caso es que este tenía que arreglarlo, total dentro llevaba una ronda sencilla y fácil de conseguir. Me puse a buscarla y la encontré en Aliexpress. Creo que 7 euros me costó la nueva máquina, una vez la recibí me puse a ello.

Primero las herramientas, unas básicas: Jaxa, pinzas con puntas de plástico, lupa, extractor de pasadores, un bisturí y film transparente. Este último lo uso en lugar de los protectores Bergeon, desde que vi que lo hacía un relojero de una marca muy conocida y muy cara.

Una curiosidad, al desmontar el dial me encontré una minúscula pieza de metal pegada debajo. No tengo ni idea de qué es, ¿puede que fuera la causante de la avería? Desde luego la nueva máquina no la traía.

Una vez desmontadas las agujas, con mucho cuidado, para no romper los tubos de Tritio. Nunca lo había hecho y no sé lo frágiles que pueden ser.

Aquí tenéis las dos máquinas desmontadas, son exactamente iguales. ¿Quizá ambas serán imitaciones chinas? A mí por lo menos me dan el pego, además vienen las dos con pilas Renata (que pueden ser imitaciones claro). Otro detalle, cuidado con qué máquina volvéis a montar, señalad bien la estropeada 🙂

Una foto del dial antes de volver a montar las agujas, una foto del dial que me encanta por su diseño.

Siguiente paso delicado, montar las agujas. Primero la horaria con una herramienta un poco más gruesa para que pase todo el cañón.
Después la minutera y por último la segundera. Este paso es delicado, hay que procurar que no salte, no hacer demasiada fuerza para no estropear el cañón o doblar o despintar la segundera. No es especialmente difícil, pero hay que hacerlo despacio y con paciencia.

Estos en definitiva son todos los pasos que sigo en estas reparaciones sencillas. Quería mostraros esta por lo que me gusta el reloj y la satisfacción de tenerlo de nuevo funcionando a día de hoy.


PARNSRPE Otro Seiko SKX más fácil de apreciar que de pronunciar

Tras la subida precios de San Martín, una de mis chinas favoritas, oteando por Ali me he encontrado con esta marca: Parnsrpe. Vaya usted a saber lo que significa. El caso es que monta relojes imitación a los de la coronita y a Seiko, con lo que supongo son excedentes de fabricación de piezas para modificaciones. Esto último es suposición mía, no tengo ni idea de si son fabricantes de piezas, si las encargan…

El caso es que por 69 € puesto en casa no me resití a pedirlo y no me ha defraudado.

El reloj es indudable que está bien hecho, dentro de los estándares de las marcas chinas de calidad media:

  • Zafiro con AR.
  • Inserto de aluminio.
  • Corona roscada imitando las nuevas con «S» de la marca japonesa.
  • Dial y agujas que por un lado homenajean a los suizos y por otro a los japoneses.
  • Calibre Seiko NH35 en el interior.
  • Correa milanesa.
  • Medidas como lasa de un Seiko SKX.

La corra que veis en la foto se la he puesto yo y es también de Ali, pensada para modelos SKX. Va como un guante por 10 euretes.

La corona como os decía nos es la clásica de los SKX, es de las que han ido sacando para modificar relojes con un estriado muy fácil de agarrar y la «S» grabada.

El inserto es de aluminio, en este precio es lo que tiene, otros relojes de la misma marca sí montan insertos cerámicos.

La tapa trasera es roscada, imita las formas de la marca japonesa pero está diáfana. No se han molestado en grabar nada, a veces es mejor, recordemos el caso del Carnival Ward. Está bien pulida y facilita que si te apetece la personalices grabándola.

Como os decía, los acabados son buenos para este precio. Entiendo que la caja será la misma que la de los Addies Dive por ejemplo, Heimdaller de hace tiempo, etc. Los pulidos no tienen defectos y el bisel gira con suavidad dando 120 clics. Los cepillados no tienen el nivel de Seiko pero para mi gusto cumplen más que de sobra.

En cuanto al dial y las agujas no tienen defectos, al menos que yo haya apreciado, el lume está bien aplicado y los índices centrados.

En cuanto al lume cumple bastante bien, va en dos colores supongo que por la mezcolanza de piezas. No es un San Martín pero está bastante bien.

Pues eso, si te quieres dar un capricho, tienes un reloj que por poco dinero cumple más que de sobra. Otra cosa es que te gusten los diseños de la marca más allá de los clásicos. Hay algunos…


Lotus 9759 con Miyota 3S10

Cada vez quedan menos relojerías de barrio, los dueños se jubilan y estas desaparecen. Es una pena porque sus escaparates forman parte de nuestra vida. En ellas, quien más quien menos, ha comprado algún regalo y alguna vez de pequeños, o no tanto, hemos pegado la nariz a sus escaparates ensimismados con algún reloj.

El reloj Lotus 9759 que os presento hoy, proviene de una de esas jubilaciones, uan joyería de centro comercial de los 80 que cierra sus puertas con letreros de 75% de descuento y restos de todo tipo en las vitrinas. Me enteré por casualidad en una red social y me acerqué a ver qué era lo que quedaba. No era mucho, pero dos relojes llamaron mi atención, uno de ellos es este que os presento hoy.

Un Lotus, primo de otros que os he presentado en el blog a lo largo de los años y de los que no conservo ninguno ya como este Lotus 9704. El 9759 que tenemos hoy entre manos es más moderno, yo diría que de principio de los dos mil. Llama la atención por lo curvado del cristal mineral, es extremo, tanto que en determinados ángulos y con mucha luz resulta muy difícil leer la hora. Fijaos en el efecto lupa.

En la siguiente foto, se puede apreciar la curvatura del cristal, que si se araña no creo que sea fácil de sustituir, supongo que será imposible acoplar uno genérico.

Es un reloj todo en acero con el brazalete adaptado a la caja de 40mm sin coronas y muy cómodo, lo que hace que sea de mis favoritos a pesar de la curvatura del cristal. Está bien terminado, como se puede apreciar en los laterales de la caja.

El brazalete está pulido y cepillado y dispone de un cierre de doble pulsador muy común. A pesar de no llevar micro ajustes se adapta muy bien a mi muñeca.

En cuanto al lume es meramente testimonial perdiendo potencia enseguida, claro está que puede deberse a que lleve años en un expositor a la luz. Tampoco esperaba mucho más de un reloj con esos años.

Me gusta también como está terminado el dial, las subesferas y las serigrafías, no se aprecian fallos importantes ni siquiera en la aplicación del lume.

Hablemos ahora del interior, tal como pone en la tapa trasera es un modelo 9759, monta una máquina de cuarzo, concretamente una Miyota 3S10.

Es una máquina muy extendida que Citizen también produjo como calibre 3510 o 3530 no puedo decirlo con total exactitud, el manual podéis descargarlo aquí. El caso es que es una máquina popular en los cronos que tiene función de alarma, cronómetro y fecha. Por lo que he leído en foros este calibre fue montado incluso por los Breitling Jupiter.


Reloj Auriol de Lidl

Un post rápido para un reloj económico, teniendo en cuenta que me lo regalaron :-). La marca de relojes de Lidl suele ser muy económica, pero aún lo es más si lo adquieres en un Factory de la misma marca.

Ya he tenido alguno de estos relojes, concretamente uno con barómetro, altímetro, brújula… unas pocas funciones, que vendían hace años por 19 euros, este concretamente. Aún conservaba la foto.

Funcionaba a las mil maravillas, comparado con un Suunto y un Protrek daba los mismo valores. Esta claro que no era igual de resistente pero costaba como 10 veces menos.

Al grano, el reloj que nos ocupa esta vez es mucho más sencillo, básicamente da la hora y ya. Es este modelo de la marca Auriol.

Es tremendamente sencillo, no tiene lume, ni fecha, el cristal es mineral… pero tiene ese «nosequé» para mí que hace que me guste. Puede que porque es muy cómodo en la muñeca (40mm sin corona), me pasa con algunos relojes que no son ni especialmente bonitos ni muy interesantes, pero se adaptan tan bien a la mano y da gusto llevarlos que se quedan para siempre en la colección. Pues eso me ha pasado con este Auriol, también tiene otro añadido, me lo ha regalado una persona muy especial.

Como podéis ver en la foto más arriba además de con el armis de chapa viene con una correa sintética de imitación cocodrilo, con la calidad de las chinas de siempre.

El armis es de chapa doblada, ligero y sin pretensiones con un cierre de doble pulsador, poco más se puede decir excepto la comodidad de la que os hablaba.

En la trasera viene marcado el logo CE y la descripción del reloj, un mero trámite legal je je.

Pues lo dicho, un reloj resultón, muy económico y que además funciona bien que no es poco.


Thermidor vintage con alarma y corazón Seiko

Efectivamente, este también es fruto de una compra en una relojería que echa el cierre, concretamente la misma que el de titanio y estética militar y el de aluminio que os presenté antes del verano.

No soy yo muy de dorados, pero por 20 euretes el reloj estéticamente me gusta y le puedo poner una correa de cuero de las muchas que tengo en la caja. Así que como me puede el vicio se vino para casa. Conste que me convenció el tema de la alarma.

Es un reloj comedido en tamaño, 38 mm sin contar las coronas y 18mm entre las garras. Al ser un cuarzo es un reloj fino, my para mi pequeña muñeca.

La caja es cromada, no sé qué tal resistirá un uso diario ese dorado, pero bueno no pienso usarlo con asiduidad. Resaltan las dos coronas, una para poner el reloj en hora y la otra con dos posiciones para la alarma.

El armis es bastante malo, de chapa doblada y un poco sonajero. Tiene doble cierre de seguridad que le da un punto positivo, pero vamos no es algo como para tirar cohetes.

La trasera sí es de acero y declara una resistencia al agua de 3 atmósferas, o sea que hay que mantenerlo alejado de la humedad. Está fijada a presión y cuesta bastante sacarla. Ese «CA1761» debe ser el número de modelo porque no hace referencia al calibre que monta.

Hablando del calibre es de la factoría Shiojiri, o lo que es lo mismo está manofacturado por Seiko Epson. No tenía ni idea de que Seiko hubiera vendido calibres y módulos de cuarzo bajo esta denominación, es el primero que me encuentro pero sí que hay información en la red. Esta factoría de Seiko es una de las que elabora Grand Seiko. Podéis leer, más o menos, en la foto macro Shiojiri Ltd Japan

En el interior de la tapa trasera tenemos el resonador, como comenté este reloj tiene alarma.

Para seleccionar la hora a la que queremos que suene, tenemos que tirar de la corona situada a las cuatro hasta la segunda posición y se moverá la aguja del subdial de la alarma para seleccionar una hora.

Una vez elegida la hora, empujamos esa misma corona hacia la primera posición, en el dial a las seis el orificio dejará ver un círculo rojo para indicarnos que la alarma está activa. Para desactivar la alarma basta con empujar la corona a las cuatro a fondo hasta la posición cero.

En definitiva un reloj que ahí está, no es especialmente bonito, no es de unas calidades excepcionales, pero es un trasto curioso y me ha hecho descubrir otra de las ramificaciones que ha tenido Seiko en su historia.


Casio A100WE-1AEF El Ripley volvió

Ojo que volvió ya hace tiempo y este reloj lo tengo desde el año pasado, pero me he decidido a presentaralo ahora. Fue un poco casualidad,durante un paseo lo vi en el escaparate de una relojería y me gustó, la sorpresa fue que alguien muy importante para mí no tardó en regalármelo.

Me encanta este reloj, mira que me gusta el F91 pero es que este tiene ese rollito de diseño vintage que enamora, bueno y un poco la historia que tiene detrás como reloj de la comandante Ripley en la primera de la saga de Alien.

Es un reloj de tamaño comedido, solo 33 mm de ancho por 40 de largo, es cómodo de llevar. Acostumbrado a mis diver es como no llevar reloj. Venga unas fotos para ir empezando.

Esos cuatro botones frontales lo hacen inconfundible, tiene las mismas funciones que un F91 pero el módulo es diferente. Todas se accionan con los botones delanteros y son: luz, alarma, crono y hora/fecha. Vamos lo justo para un reloj multiuso, van unas fotos de las funciones.

La caja es cromada, como no lo uso todos los días me da un poco igual y la correa es de chapa de acero con el cierre clásico.

La trasera es una chapa de acero encajada con pestañas que encierra un módulo 3503 y que lleva grabadas las funciones correspondientes a cada uno de los botones del frontal.

Aunque podemos leer Water Resistant, en la página de Casio especifica que su resistencia al agua es de 0 metros con lo que mejor alejarlo de ella incluso para lavarnos las manos. La verdad es una pena, pero que le vamos a hacer. Quizá otro punto negativo es la duración d ela pila marcada como tres años. Aunque no será el primer casio que se tira con la misma batería por lo menos 10 años aunque especifique menos.

Es un reloj muy chulo y aparente, de un tamaño comedido pero que luce muy bien en la muñeca y llama la atención. Si os lo estáis pensando, es un capricho que merece la pena.


Crono Thermidor de titanio

Empezamos el curso con un reloj que muy probablemente podría haber llevado yo al empezar algún curso en el instituto, aunque no es el caso porque este lo he comprado este año en una liquidación de stock. Se trata de un crono Thermidor de titanio de los años noventa o quizá principios de los dosmiles.

La estética es la que ya hemos visto otras veces en cronos de la época, como por ejemplo el Micro que os presenté antes del verano, un Viceroy de hace unos años o el Lotus 9704 el verdadero rey de los cronos de titanio de los noventa.

El Thermidor de esta ocasión luce así con esa pedazo de esfera amarilla. La correa era a juego amarilla, pero la verdad el paso de los años aunque no estaba usada no le habían hecho bien. Así que la cambié por esta Diloy efecto carbono con pespunte amarillo que le queda estupenda.

La caja de titanio está muy bien terminada, al ser un reloj de cuarzo además no es muy gruesa y los pulsadores resaltan muy bien, son fáciles de manejar.

Siguiendo con la caja, es un reloj que promete una resistencia al agua de 100 metros, la tapa trasera es roscada pero la corona no lo es. Supongo que con una revisión de juntas aguanta un piscinazo. Los de los noventa lo aguantaban o tenían que aguantarlo, si querían sobrevivir a los adolescentes.

Las funciones son las de un crono al uso, no tiene alarma como es el caso de otras Miyota. Como podéis observar lleva montado un bisel giratorio con escala de minutos y un aro interior con taquímetro. El dial a las doce marca minutos acumulados, el que está a las nueve marca las horas y el inferior marca los segundos en modo reloj y las centésimas de segundo en modo crono. Esto me hace suponer que se trata de una Miyota OS80, aunque no he desmontado el reloj para comprobarlo.

Os dejo un par de fotos más de cerca para que podáis ver el detalle de la esfera. Las serigrafías son buenas y el dial no tiene errores, además los índices están bien colocados y el lume centrado.

Termino con el lume, que a pesar de los años, aguanta y cumple. Supongo que porque ha estado en una caja sin ver la luz del sol en todos estos años. Eso sí, solo el de las aguas, el del dial ni está ni se le espera.


Festina automático zafiro F20484/2

Para cerrar las entradas antes de comenzar el veraneo os voy a presentar un regalo muy especial. Se trata de este Festina del catálogo actual pero con un diseño clásico, el automatic 20484/2.

Es, o mejor dicho fue, el regalo de mi cumpleaños. no me lo esperaba y me sorprendió mucho. Me gustan los relojes sencillos, clásicos y limpios (vale que sí, me gustan todos los relojes) pero es verdad que los diseños clásicos cada vez me llaman más la atención, estaré haciéndome mayor o algo. De todos modos, Festina ha recuperado también diseños de los 60, similares al del reloj que os mostraba la semana pasada y que son muy bonitos.

En el caso de este Festina, nos encontramos con un dial con numerales romanos en cuatro de los índices, tiene el fechador a las seis. el dial tiene una decoración guilloche y tanto los índices como las agujas son en color dorado.

Es un reloj de producción en serie evidentemente, pero las piezas están bien rematadas y no se aprecian defectos incluso en el macro.

Como habéis podido leer en la parte inferior del dial, el reloj monta un zafiro sin antirreflejante, cosa que me parece estupenda aunque no use mucho los relojes. Siempre es una garantía pera preservarlos de arañazos.

La caja de acero tiene 41,5 mm de diámetro sin contar la corona y la altura es de 11,2 mm de altura, está bien terminada y tiene un diseño sencillo. Según dice el fabricante, es resistente al agua 5 atmósferas o 50 metros, vamos para lavarse las manos y esas cosas, tampoco se me ocurriría llevármelo a la piscina

La corona no es roscada y no está firmada, un detalle que podían haber incluido la verdad, la «F» del logo hubiera estado bien en esa corona. La tapa trasera es roscada y con fondo visto. A través de ella podemos ver que este reloj monta una Miyota 8215 automática con remonte manual pero sin parada de segundero.

Para terminar la correa de 20 mm, que para mí es el punto negativo del reloj porque es un poco tiesa, la hebilla eso sí viene con la firma de la marca.

En definitiva un reloj muy resultón que me gusta mucho, el conjunto está bien terminado y es muy ponible. Además, este tiene el aliciente del significado que lleva dentro.

Con este post como os decía doy comienzo a las vacaciones de verano hasta septiembre, espero que paséis un verano estupendo.


Festina Extra vintage, otro del rastro

Pues efectivamente, este sale de donde van saliendo los de los últimos post en mis andanzas por mercadillos y rastros. Es una auténtica casualidad que cayera en mis manos. Ya me iba a casa y en uno de los últimos puestos, mirando entre un montón de chatarra china de cuarzo, aparece este reloj. Le pregunto al dueño del puesto precio y me da uno que no está mal pero un poco alto creí yo, que tampoco sabía muy bien lo que había cogido, le dije literalmente el dinero que llevaba en el bolsillo, menos de la mitad del precio que me proponía. Su respuesta fue: vale. Se vino para casa.

Un vez en casa me puse a buscar a ver qué era lo que había comprado y me sorprendió gratamente la pesca. Un Festina Extra vintage con máquina original en un estado estupendo y que funcionaba, en los siguientes días comprobé que además mantenía la hora perfectamente por lo que era usable.

Monta una máquina suiza de remonte manual y con segundero a las seis, supongo que de los años sesenta. No encuentro marcas por lo que creo que es manofactura, pero de relojería suiza entiendo poco por lo que podría ser una máquina de otro fabricante remarcada a Festina.

Creo que es original de la marca y está bastante limpia. Este reloj lo han tratado con cuidado y, aunque ha tenido seguro un uso continuado por las marcas y el desgaste cerca de la corona, no ha sido maltratado.

Todas las piezas son las originales del reloj, el plexi por ejemplo está en perfecto estado. Me ha bastado una pasada con lija al agua y Polywatch para dejarlo como nuevo. Me encanta la curva que hace sobre la caja del reloj.

La caja es de latón chapada en oro, está desgastada por algunas partes pero el chapado ha sobrevivido muy bien los casi sesenta años del reloj. La tapa trasera es de acero con las marcas de Festina grabadas.

Es un reloj de dimensiones comedidas, 38mm sin corona y muy fino dado que es de remonte manual. Se puede apreciar mirando desde un lateral.

Si hay algo que me encanta de estos relojes es la curvatura de las agujas y las grafías de los números del dial. Tiene un estilazo este abuelo que es tremendo.

Para terminar esta vez os dejo una foto del despiece del reloj, es lo único que hice para limpiarlo estéticamente. La verdad, funciona y mantiene la hora también que no creo necesario andar toqueteándolo, total me lo voy a poner muy de cuando en cuando.


Reloj Conic digital vintage

Continuamos con los hallazgos del rastro, en el mismo lote que este curioso reloj con alarma musical que ya os enseñe hace unas semanas. El que nos ocupa hoy es un sencillo reloj digital de los años 80, en los que proliferaban como setas.

Antes de nada , hay una cosa que me encanta y es encontrar sorpresas, agradables al abrir un reloj, en este caso al separar la tapa me encontré con la pegatina que veis en la foto. Una prueba clara del año de fabricación del reloj, hace justo 42 años, abril de 1980.

Otra cosa que he encontrado en el módulo y que me ha recordado a mi infancia es el «Hong Kong» en aquellos años toooodo era de allí.

Antes de pasar a enseñaros un poco más a fondo este abuelo de la electrónica, quiero enseñaros el desperfecto que traía. Uno de los terminales del módulo, concretamente el de la luz, venía sulfatado. Esto hace que no funcione del todo bien, así que me dispuse a limpiarlo.

Es relativamente fácil pero hay que hacerlo con cuidado. Las partes más gruesas del residuo se pueden rascar con un bisturí o con unas pinzas, ojo con arañar los circuitos. Despúes se limpia con un bastoncillo impregnado en alcohol, isopropílico mejor.

Bueno, terminada esta introducción ya os puedo hablar un poco más del reloj. Que no de la marca Conic, no he encontrado nada en la red excepto otros relojes vintage digitales en venta. Entiendo que es la típica marca de batalla, para la que se fabricaban en Hong Kong relojes clónicos que en cada lugar del mundo llevarían marcas diferentes.

Es un reloj pequeño pero elegante, 36 mm, de una estética muy de la época. Sobria y con multitud de inscripciones en el frontal para designar las funciones. que básicamente se limitan a fecha, segundero y luz.

La caja no es de muy buena calidad, es metal cromado y no parece excesivamente resitente. Creo que tampoco lo voy a averiguar porque no uso los relojes muy de seguido. El armis es de acero y muy de la estética de la época, con un cierre de clip y un enganche que podéis ver en la siguiente foto como sistema de seguridad. Yo es la primera vez que lo veo.

Ojo a la pegatina con el precio: 1.000 pesetas, 6 euros de ahora que entonces sería un precio más o menos medio. El salario mínimo en España en 1980 era de 22.780 pesetas / 136,9 euros mensuales.

La tapa trasera es de acero, bueno de chapa, y lleva grabada toda la información del reloj, el «Made in Hong Kong» y que es resistente a los golpes y poco más.

En definitiva un reloj que sin ser gran cosa, al final trae algunos recuerdos de la infancia y me ha entretenido un rato, ya está en compañía de sus compañeros de vitrina.