Casio VDB 200 cuando lo táctil era lo más de lo más

Hoy si algo no es táctil nos sorprende, pero cuando este Casio databank VBD200 vio la luz en 1995 la situación era todo lo contrario, tener algo táctil molaba y mucho.

Casio VDB200

El reloj como sus otros compañeros de gama es muy interesante, aunque como he comentado en ocasiones anteriores la pantalla y los puntos táctiles me resultan demasiado pequeños para manejar las diferentes funciones. Además las bandas táctiles se ven a simple vista lo que en mi opinión afea el aspecto de la pantalla.

Casio VDB20

La calidad de los materiales no es mala, aunque se me hace un poco justa para los precios que alcanzaban en la época, unos 200 euros o más. La caja es de resina pintada y el brazalete es de chapa doblada, francamente Casio podía haberse esmerado un poco.

Lo que sí me gusta de esta gama de relojes es la retroiluminación de un color azul a mi juicio muy bonito.

Casio VDB200

Este reloj monta un módulo 1554, su manual podéis encontrarlo aquí pero en esta ocasión en alemán.

Casio VDB200

Las funciones además de fecha y hora son: alarma, crono, cuenta regresiva y agenda con posibilidad de mantener contactos ocultos.

Casio VDB200

Casio VDB200

Casio VDB200

Casio VDB20

Casio VDB200

Anuncios

Casio BZX100 táctil antes de tiempo

Otro de esos adelantos de Casio que por lo menos en mi opinión llegó demasiado pronto. El BZX100 es un reloj táctil con animaciones y las funciones básicas, la verdad bastante aparente y “avanzado” para la época de su lanzamiento. El problema llega cuando aplicas una tecnología que no está suficientemente avanzada a una pantalla tan pequeña, es realmente incómodo.

Casio BZX100

 

La elección de las funciones se realiza mediante los iconos de la parte inferior de la pantalla, que son de un tamaño mínimo, vamos que con un dedo abarcas fácilmente dos. La legibilidad de la pantalla no es mala pero resulta extraño ver esa especie de iridisaciones que surgen de la membrana táctil.

Casio BZX100

Casio BZX100

Casio BZX100

Casio BZX100

Casio BZX100

 

Lo más curioso son las animaciones de la parte superior derecha que se ponen en marcha al cambiar de modo o encender la luz, también se puede ver una “demo” de todas ellas. La retroiluminación no es mala del todo pero tampoco es una maravilla comparada con los modelos no táctiles.

Casio BZX100

 

Y para rematar el armis aunque es de acero y está bien terminado, no es macizo, es de chapa doblada. Al go flojo para u reloj que costaba 240 euros de la época o incluso más.

Casio BZX100

En definitiva un reloj curioso que comprándolo a los precios en los que se mueve hoy está bien como anécdota pero poco más.

Las instrucciones, que corresponden con el módulo 1887, podéis encontrarlas aquí